Previous month:
febrero 2014
Next month:
abril 2014

marzo 2014

Los 3 motivadores principales de un equipo

steve jobs motivation.jpgDan Pink ha encontrado 3 motivadores principales que mueven a los equipos de alto rendimiento en la empresa de hoy:

  1. Autonomía
  2. Maestría
  3. Propósito

La autonomía es el intenso deseo de dirigirte a ti mismo y no hay cantidad de dinero, beneficios o prestaciones en el mundo que puedan sustituir esta necesidad básica del ser humano. Es vital permitir que el equipo experimente la intensa satisfacción personal de poder resolver un reto por medio de la toma de decisiones personales.

Por maestría se refiere a la capacidad de poder lograr una tarea con excelencia. La maestría tan solo se puede lograr cuando se le permite a una persona trabajar en una tarea de manera autónoma durante un período de tiempo prolongado. Durante el proceso es importante proveer una cantidad abundante de retroalimentación para asegurar la mejora en rendimiento.

Finalmente tenemos el propósito. Todas las personas quieren ser parte de algo mas grandes que ellos mismos. Hay mucha investigación que apunta a que este es el camino a la verdadera felicidad y la realización interna. Para ayudar al equipo a lograr satisfacer esta necesidad humana lo que se debe hacer es gentilmente guiarlos a internalizar y cumplir la misión de la empresa - crear productos de clase mundial, cambiar el mundo o ayudar a otras personas / organizaciones maximizar su potencial.

Para aquellos de ustedes que estén interesados en profundizar en este tema les recomiendo leer el libro Drive de Dan Pink:

 


Deja de pensar que todo es acerca de ti

Barry Manilow.jpgUna de las limitantes mas grandes que tenemos como seres humanos es la infinita capacidad de pensar que todo es acerca de nosotros. En muchos aspectos de nuestras vidas sentimos como que si hay una gran luz alumbrando cada minúsculo movimiento que hacemos. Sentimos que estamos siendo monitoreados y que todo el resto del mundo está al pendiente de nosotros.

Esto causa un gran problema ya que este sentir nos limita considerablemente el rango de acción. Cuando nos sentimos "observados" queremos complacer a los demás, no queremos quedar mal con nadie y gastamos una cantidad infinita de energía tratando de balancear las expectativas de todos aquellos a nuestro alrededor. Lo peor de todo es que hay prueba científica que demuestra que todos los demás no están tan pendientes de nosotros.

En una universidad de Estadios Unidos se realizó el siguiente experimento. Se invitaron a 10 personas a llegar al centro del departamento de psicología. 9 de ellos eran invitados a la hora correcta y llevados a un salón a llenar unos formularios. 1 de ellos era invitado 15 minutos mas tarde. Esta persona entraba a la oficina de un conductor del estudio y se le decía que debía poner sobre su ropa actual una camiseta muy grande y lo que muchos considerarían "fea" y "llamativa" de Barry Manilow. 

Luego de obtener su camiseta era llevado al salón en donde todos los demás estaban llenando el formulario. Después de 5 minutos parado esperando, se le decía que entrara, que no había problema por llegar tarde, y se le pedía que empezará a llenar los mismos formularios. 5 minutos mas tarde se le decía que se había reconsiderado y que la llegada tarde afectaba los resultados, y que por favor se retirara. 

Al final se le preguntaba a esta persona que dijera que % de las personas llenando el formulario había notado que tenía puesta la camiseta de Barry Manilow. Consistentemente estas personas dijeron que un 80% de las personas había notado la camiseta. Luego de  consultar a los otros 9 que estaban llenando formularios, la realidad es que ninguno de ellos notó la camiseta!

¿Que nos enseña esto? Se tu mismo, que no te importe que piensan los demás, por que en realidad, no están pensando tanto como tu crees sobre ti.


La fórmula para que los contratos realmente sean útiles

abogado lawyer.jpg¿Alguna vez han pensado en por qué es que escribimos tantos contratos? Yo si le he dado bastantes vueltas últimamente y creo que la razón principal es para que alguien mas no nos pueda demandar si algo sale mal. Esto me llevó a pensar, ¿por qué las personas o empresas se demandan unos a otros? Definitivamente la respuesta a esta pregunta no es por qué no me cumpliste. Creo que la respuesta está mas cerca a que la otra parte se siente enojada, molesta o herida.

 Siguiendo esta lógica de pensamiento considero que la mejor manera de hacer un contrato es la siguiente:

  1. Escribe en un papel todo lo que ambas partes esperan de la relación en un lenguaje muy simple.
  2. Consigue un buen abogado al que le puedas decir: "en este papel está todo lo que quiero de la relación, por favor ponlo en un formato legal y no te metas en nada mas".
  3. Agrega una cláusula de arbitraje en a cual se defina que en caso de que exista un conflicto o algo que no haya sido previsto cada parte nombrará a un árbitro. Estos dos árbitros nombraran un tercer árbitro que verá los memos escritos por cada una de las partes y dará un dictamen sobre quien tiene la razón. Esto evita que alguna de las partes pueda gastar mas dinero que la otra para ganar el conflicto y lograr una victoria a manera de "bullying legal". 
  4. Fin!

Recordemos, las personas entran en conflicto no por querer dañar a los demás o querer ganar dinero con una demanda. Usualmente lo hacen por qué están enojados y heridos. Revisa de nuevo los pasos que están arriba. Generan mucha confianza y evitan en un 99.9% que alguien se enoje al punto de querer demandar ya que estos 3 puntos se pueden leer como: (1) Aquí está lo que estamos acordando y lo que ambos esperamos de la relación y (2) si en caso hay algo que no tomamos en cuenta o no sabemos como hacer, desde ya estoy de acuerdo a resolverlo de una manera amigable. 


Darte por vencido como decisión estratégica y no como decisión moral

i quit dip.jpgVivimos en una sociedad en la cual comenzar algo es celebrado. Hay un compromiso para un casamiento y empiezan las fiestas. Anuncias que vas a ser doctor y entras a pre-medicina y seguro habrá festejos. Vas al gimnasio a inscribirte y ya te sientes mas saludable aunque solo hallas firmado un cheque! Darse por vencido es algo natural y no algo que es necesariamente malo. ¿Cuantas cosas que hicimos de niños no hemos dejado atrás? Ya no hacemos ballet, ya no entrenamos para ser bomberos o ya no nos preparamos para ser astronautas.

La realidad es que la mitad de los matrimonios terminan en divorcios, la neurocirugía es tan cara ya que hay tan pocas personas que terminen la carrera de medicina y el entrenamiento necesario para ser cirujanos y los gimnasios la primer semana de febrero ya están vacíos! El poder perseverar y terminar lo que se empieza es algo que está muy escaso en el mundo de hoy.

Nuestro entorno evalúa el rendirse o darse por vencido como una decisión moral. Darte por vencido te hace menos como persona, un profesional menos deseable y de alguna manera te convierte en alguien que "no va a llegar lejos". Este paradigma no permite tomar las decisiones adecuadas sobre cuando perseverar y cuando darte por vencido. Es importante pensar en darse por vencido como una decisión estratégica. 

Darse por vencido como decisión estrategia funciona así:

Imagina que puedes a andar por el mundo con una tarjeta que puedes sacar en cualquier momento y obtener el permiso de darte por vencido cuando quieras. La puedes usar para dejar cualquier cosa que ya no quieras hacer. El intercambio es que cuando decidas que vas a terminar algo, ya no puedes darte por vencido hasta que termines lo que te propones. En resumen, una vez identificas algo que quieres, no puedes parar hasta terminarlo. A cambio, siempre y cuando no hayas decidido que lo que estás haciendo es tan valioso para ti como para terminarlo, lo puedes dejar en cualquier momento que quieras para alocarle mas recurso a lo que si quieres terminar.

Seth Godin ha escrito un excelente  libro al respecto, The Dip: A Little Book That Teaches You When to Quit (and When to Stick) , que trata este tema a fondo. Las ideas acá presentadas fueron tomadas de ese libro.

the dip.jpg


Siempre entregaras proyectos tarde si "perfecto" es tu única opción

late tshirt.jpgCuando un proyecto se está acercando a la recta final y se acerca el lanzamiento público los equipos entran en pánico.  El miedo que se siente por lanzar un proyecto es natural dada la naturaleza con que la sociedad en que vivimos trata el fracaso. En el fondo como humanos sentimos miedo a que algo salga mal. Tenemos miedo a fracasar o saber que lo que hicimos puede no ser aceptado.

Esta reacción emocional nos lleva a inventar nuestra historia de cobertura y protección. A esta historia se llama "aún falta algo mas para estar listos". Con esta historia nos convencemos de que necesitamos que el proyecto esté perfecto para lanzar. Nos convencemos de que de esta manera será bien recibido y que esta es la única forma en que el proyecto será exitoso.

Gracias a esta historia el proyecto nunca verá la luz del día y así no tendremos que enfrentar el miedo que le tenemos al fracaso. La realidad es que ningún proyecto es perfecto. Es por esto que al momento de empezar un proyecto se debe definir como se verá el proyecto "perfecto" y como se verá el proyecto "suficientemente bueno para lanzar". Recuerda que cuando trabajes estas dos definiciones es muy probable que "suficientemente bueno para lanzar" debe ser diferente de perfecto.

Es muy importante que todo el equipo se esfuerce en lanzar un proyecto perfecto pero también es importante que el equipo sepa que lograr lanzar un proyecto "suficientemente bueno" también es un éxito y que serán reconocidos por el logro.

Recuerda que no podrás estar lanzando tus proyectos consistentemente a tiempo si "perfecto" es tu única opción.

Seth Godin